Verano, comienza la pesadilla con los horarios de tus hijos… o ¿no?

Niños jugando

Las vacaciones escolares ya están cerca y tú aún no tienes tus deseados días libres, ¿qué vas a hacer con tus hijos en estas fechas? ¿No pueden irse a la playa con los abuelos y no quieres que se queden en casa solos todo el día? Desde Bebé Seguro te ofrecemos alternativas… ¡Los campamentos!

¿No recuerdas los veranos de campamento como de una de las experiencias más divertidas de tu vida? Y es que esos quince días en los que se comparten vivencias y aventuras con niños de todas las edades son una experiencia muy enriquecedora.

Campamentos hay de todos los gustos y colores, los hay de artes, de idiomas, de música, en el extranjero… Piensa y pregunta a tu hijo cuál le puede gustar más y apúntale porque son muchos los psicólogos que los recomiendan para fomentar la sociabilidad de los niños, aumentar su zona de confort y ayudarles a mejorar el trabajo en equipo.

Una alternativa a los campamentos fuera de casa son los campamentos urbanos. Son mucha las ciudades en las que puedes encontrar este tipo de actividades, que ofrecen muchos de los beneficios de los tradicionales con la ventaja de que podemos disfrutar de nuestros hijos al terminar la jornada laborar. Otra ventaja de estos campamentos es su precio, algo más reducido que el de los clásicos.

Además, estas actividades urbanas suelen ofrecer la posibilidad de alargar su horario o por la mañana o por la tarde para adaptarse mejor a tus necesidades y que el niño no termine la actividad antes de que tu hayas salido del trabajo.

Los beneficios de estos campamentos, al margen de la diversión, son claros y destacados por pedagogos y psicólogos:

  • Incrementan la sociabilidad.
  • Fomentan la comunicación.
  • Mejoran la capacidad de trabajar en equipo.
  • Educan en el respeto a las opiniones de los demás.

En definitiva, los campamentos son una alternativa ideal para que tu hijo disfrute de sus vacaciones antes de que lleguen los días en familia y de que tú estés tranquilo con cómo y dónde pasan esos días en los que tu trabajo te impide estar con ellos.




Enviar comentario