Una casa segura para los más pequeños

Peligro

En Bebé Seguro nos gusta proponeros algunos trucos para mantener la seguridad de vuestro hijo dentro del coche, pero ¿y dentro de tu casa? Según los últimos estudios del Ministerio de Sanidad, la seguridad de los más pequeños comienza en el hogar, donde tienen lugar los accidentes domésticos.

Para ayudarte a prevenirlos, nada como estar atento a los movimientos de tus peques. Aquí te damos algunos consejos prácticos para reducir las posibilidades.

Cuidado con los productos de limpieza, insecticidas y demás componentes que contengan elementos químicos peligrosos. Las intoxicaciones a causa de estos productos, bien por su ingesta, bien por frotarse los ojos o la boca después de haberlos tocado, son uno de los motivos más típicos de accidente doméstico. Evítalos situando estos productos lejos del alcance de los pequeños, en armarios altos y al fondo, tapados por otros botes.
Ten cuidado también con los medicamentos. Las pastillas de colores y los jarabes pueden ser sustancias muy llamativas para los más trastos de la casa, por lo que habrás de situarlas también en un lugar de difícil acceso para ellos.
Cuidado con los juguetes con elementos pequeños. Como sabemos, los niños tienden a meterse todo en la boca para segregar saliva si les están saliendo los dientes o para comprobar el sabor y la textura de las cosas. Esta costumbre está bien siempre que lleven a cabo esta práctica con comida y objetos que tú le permitas, pero ojo con los elementos de los juguetes que se pueden tragar al ser muy pequeños.

Cuidado con las esquinas y los bordes de mesas, estanterías o armarios. Cuando nuestros pequeños empiezan a gatear y a moverse con más autonomía, hay que tener en cuenta que no miden demasiado las distancias a los objetos y la dureza de los mismos. Si no quieres andar el día entero detrás de tu bebé, lo mejor es que pongas protectores en los picos que estén a una altura peligrosa para el pequeño.

• Hay que estar atentos a los enchufes de la casa. Esos orificios del tamaño de sus deditos resultan de lo más atractivo para los pequeños. La mejor medida para evitar sustos es comprar unas chapas protectoras que evitan que el bebé pueda meter la mano dentro.

• Aquellos que viváis en casas de más de un piso, tenéis que tener especial cuidado con las escaleras. Cuando los pequeños empiezan a andar o gatear, pueden tratar de jugar con las escaleras y una caída es muy probable con sus movimientos todavía torpones. Pero no te preocupes, hay una manera de evitar caídas. Instala unas puertecitas en todos los accesos a tus escaleras y se acabó el problema.

Estos son algunos de los conejos que te damos para hacer de tu casa un hogar seguro para los pequeños. Y es que, como ya hemos comentado en otras ocasiones, el mejor remedio es la prevención.




Enviar comentario