Revisión antes de las vacaciones, una cuestión esencial para tu seguridad

Mecánico

Los niños están ya de vacaciones y tú no puedes parar de mirar las hojas del calendario contando los días que te quedan para emprender ese viaje que lleváis esperando desde Navidad. ¡Y es que el verano ya está aquí! Y con él la playa, la montaña, la piscina con nuestros hijos… Pero cuidado, para llegar hasta allí es probable que tengas que pasar varias horas en el coche, y para eso, es fundamental que antes hayas realizado una revisión a fondo.

La puesta a punto de los componentes de nuestro automóvil antes de emprender un viaje es una práctica que sólo uno de cada tres conductores lleva a cabo. Sin embargo, esta costumbre puede evitarnos algún que otro contratiempo y hacer que lleguemos a nuestro destino vacacional con la mejor de nuestras sonrisas.

  • Es importante que vigiles el sistema de frenado de tu vehículo. Lo más recomendable es acercarse al taller y que un especialista se encargue de controlar estos elementos. No obstante, debes estar especialmente atento al sistema de frenos cuando las pastillas cumplan 10.000 km, notes cierta variación de la trayectoria al frenar, el recorrido del pedal varíe… Además, debes revisar periódicamente el líquido de frenos y sustituirlo cuando la temperatura de ebullición sea inferior a la establecida por la norma.
  • Los neumáticos son otro de los elementos de seguridad más importantes del vehículo. Es importante revisar la presión periódicamente y sustituirlos cuando la profundidad del dibujo de la goma sea inferior a 1,6 milímetros o sufra deformaciones, golpes o desgaste irregular. Has de saber que una mala alineación de las ruedas afecta al desgaste de los neumáticos y a otros elementos de la dirección y la suspensión del coche.
  • No te olvides de los amortiguadores. Es recomendable la verificación del estado de estos componentes cada 20.000 kilómetros.
  • El tubo de escape también ha de ser revisado o incluso, sustituido cuando notes que suena raro o cuando presente agujeros o haya un consumo irregular. Si tu tubo de escape está en mal estado esto puede suponer un consumo más alto de combustible, además de un ruido excesivo.

Para realizar estas comprobaciones, lo más recomendable es que te acerques a tu taller de confianza. Muchos centros, como Midas con LA Revisión Oficial, realizan todas estas comprobaciones sin perder la garantía de fabricante.

Ahora sí, ya te puedes subir al coche y soñar con tu verano, ¡felices vacaciones!




Enviar comentario