Mini-autoescuelas para los más pequeños

Niño conductor

Como ya hemos comentado en nuestro blog, la asunción del rol de conductor por parte de nuestros hijos es una excelente manera de comprometerles con la seguridad vial. Una interesante herramienta en este sentido son las autoescuelas para niños, cada vez más habituales en Europa.

  • Un buen ejemplo es Micropolix, un centro de ocio para los más pequeños que reproduce una ciudad, y como en toda urbe existe una autoescuela con un circuito.

Como en la edad adulta, antes de ponerse al volante, los niños han de aprender la teoría básica sobre la conducción.

Una vez que conocen los principios teóricos, en un simulador aprenderán a utilizar el coche y, en caso de que aprueben el examen, obtendrán el carnet de Micropolix.

Con el carnet en sus manos, nuestros hijos son ya conductores de pleno derecho de esta pequeña ciudad a su medida y pueden moverse con su coche, eso sí, dentro de un circuito cerrado.

  • Como comentábamos, Micropolix es el primer centro de estas características en Europa. Pero Dinamarca ha seguido los pasos de esta iniciativa y ha inaugurado en Copenhague una autoescuela infantil con garaje para karts, que funcionan a pedales.
  • En esta misma ciudad, ya existía otra institución, Traffic House, un lugar en el que los más pequeños aprenden y practican las normas de seguridad vial. Esta escuela emplea vehículos ecológicos y es de uso público.

Dinamarca quizá nos pille un poco alejada, pero acercarnos a Micropolix en Madrid puede ser una experiencia divertida y muy útil para que nuestros hijos se conciencien de la importancia de la responsabilidad al volante, ¿te apuntas?




Enviar comentario