La radio, auténtica protagonista de tu coche

radio del coche

Ahora son las nuevas tecnologías y los gadgets los que entretienen a los niños en el coche, pero no hace tanto tiempo de los míticos juegos de “Adivina Adivinanza”, “Veo, Veo”,  “Qué matrícula es”, “De qué ciudad es esa placa”, “Las palabras encadenadas”, “A ver quién ve antes…”, “¿Qué significa esta señal?”…Cualquier opción era buena para nuestros padres al volante antes de volver a escuchar aquella tediosa frase de “Cuándo llegamos” o “Cuánto queda”.

¿Y oír a Miliki una y otra vez, dándole a “rebobinar” para poder escuchar de nuevo aquella canción que tanto nos gustaba? Este capricho que todos tuvimos y que ahora vemos tan vintage no fue posible hasta la década de los 70, cuando se incorporó el reproductor de cassetes en los coches, y el botón de rebobinar pasó a mejor vida a finales de los 80 cuando llegaron los reproductores de CD y las pistas se pasaban una a una.

En los 2000 llegó el MP3, lo que supuso una auténtica revolución que hizo que los niños y mayores pudieran llevar en un aparato muy pequeño una cantidad impensable de canciones. Sin embargo, aunque ahora contamos con más avances que nunca y muchas posibilidades para que nuestros niños pueden entretenerse hasta con un DVD portátil, lo cierto es que renunciar a la radio en el coche es un esfuerzo que ningún conductor estaría dispuesto a afrontar.

Es una parte imprescindible de nuestro coche, solemos sintonizar varias cadenas, ordenándolas por nuestras propias preferencias, y vamos saltando de una a otra en función del momento en que nos encontremos. Nos gusta tanto escuchar las noticias, como poder conducir al ritmo de nuestra música favorita. Las cadenas, sabiendo esto, también incorporan información del tráfico de forma habitual y muchos locutores saludan constantemente a los conductores. Existen también muchas emisoras especialmente dedicadas a los niños y hacen los viajes más amenos para ellos incitándoles incluso a rendirse al sueño durante los trayectos más largos.

Y es que, aunque las prestaciones del coche evolucionen, se digitalicen e incluyan, incluso, la posibilidad de conectarse a internet, la radio jamás desaparece. Los coches que prescindan de transistor y lo sustituyan por gadgets podrán seguir conectados a las ondas radiofónicas por streaming. Todo esto deja muy obsoleta aquella imagen de las antenas de radio que nuestros padres y abuelos quitaban y ponían a merced del lugar en el que dejaran el coche o bien, antes de introducir el coche en el autolavado.

Lo cierto es que, aunque nuestros niños viajen entretenidos en su silla o en su asiento con cualquier dispositivo al volante, el conductor debe evitar cualquier distracción y seguramente esa sea la razón por la que la radio sigue acompañando a los conductores del mundo. Escuchar la radio ayuda a centrarse más en la conducción y reduce los riesgos, además de mitigar el cansancio y aumentar la sensación de compañía.  Desde luego, nosotros no prescindiríamos de ir acompañados por la radio en nuestros viajes, tú tampoco, ¿verdad?




Tags: , , , ,

Enviar comentario