Juegos para la estimulación sensorial

Juegos

La estimulación de los sentidos en nuestros hijos es uno de los procesos que más favorecen el conocimiento de los más pequeños. Una de las mejores estrategias para conseguir esta estimulación sensorial es, una vez más, ¡aprender jugando!

A continuación os enumeramos una serie de juegos que contribuyen a mejorar la percepción de nuestros hijos a través de cada uno de sus cinco sentidos:

• Para estimular el oído de los más pequeños puede ser divertido que utilices tu ordenador, tableta o smartphone para grabar sonidos fácilmente reconocibles –la dificultad de estos sonidos vendrá determinada por la edad de nuestros hijos- como el sonido de una puerta al abrirse, el ruido de las llaves, el coche al arrancar… A la vez, imprime fotos de estos elementos y recórtalas, el juego consistirá en que tu hijo seleccione la imagen adecuada a cada sonido. ¡Pon su cerebro a funcionar ayudándole a identificar sonidos habituales!

• Estimula su interés por los colores de la luz creando un arco iris para tu hijo. Coge una manguera y haz que el agua incida sobre un rayo de sol, así conseguirás mostrarle la variedad de colores en los que la luz solar se descompone. Juega con él a reconocer las distintas luces que aparecen en el agua. Una forma distinta y divertida de enseñar el nombre de los colores.

Según los últimos estudios de neurociencia, los olores están profundamente relacionados con las emociones. Un juego muy divertidos consiste en lo siguiente: reparte en parejas el grupito de niños, uno de ellos se pondrá un aceite aromático –romero, vainilla, limón…- y el otro, con el frasquito en la mano, deberá encontrar dónde se ha encontrado el otro miembro de su equipo con los ojos cerrados, ¡sólo usando su olfato!

El gusto es uno de los sentidos que más empleamos, pero podemos ayudar a nuestros hijos a desarrollarlo aún más. Tapa los ojos a tu pequeño y dale a probar distintos productos, no dejes que los toque con la mano para no darle “pistas” sobre qué puede ser y juega a que describa el sabor que prueba –dulce, salado, ácido, agrio…- y a que adivine qué está comiendo.
• Para estimular el tacto, podemos usar una variante del juego anterior. Introduce algunos alimentos en bolsas opacas e insta a tu hijo a que adivina qué es lo que está tocando. De esta manera se fomentará la confianza entre los dos y os aseguramos un momento de risas compartidas.

Estos son sólo algunos ejemplos de juegos que nos ayudarán a estimular los sentidos de los pequeños de la casa, ¡pero hay muchos más! Si tienes alguno, compártelo con nosotros y lo publicaremos en siguientes posts de nuestro blog.




Enviar comentario