Crema solar para el sol de la casa

Crema solar

Con estos calores lo único que apetece es irnos a la playa o a la piscina a disfrutar del sol, del agua y de la brisa, pero ¡cuidado! Si tienes un bebé tienes que tener en cuenta algunas consideraciones a la hora de exponerle a los rayos solares.

  • Lo más importante es saber que hay que evitar a toda costa la exposición directa a los rayos del sol antes de los primeros seis meses de vida de nuestro pequeño. Y es que la piel de nuestro bebé es muy sensible y todavía no tiene mucha capacidad de desarrollar melanina y sus defensas están poco desarrolladas, según afirman especialistas en pediatría.
  • Es por esto por lo que, si estás en la playa, has de llevar a tu hijo siempre protegido a través de filtros físicos como la sombrillita, gorritas, ropita ligera, etc… y siempre en horas de poca intensidad: la salida y la caída del sol son las más adecuadas.
  • Además es importante que tengas en cuenta que no debes aplicar crema solar a tu hijo antes de los seis meses. Y entre los seis y los doce meses has de hacerlo con cuidado, cada dos horas y en zonas concretas como la carita y las manos.
  • Usa siempre cremas solares pediátricas, formuladas especialmente para la sensible y fina piel de tu hijo. Prioriza las texturas en crema frente a las espumas y geles, puesto que estas primeras son más hidratantes. Ten en cuenta además que las fórmulas para niños suelen tener menos sustancias irritantes para evitar picores y escozores si nuestro hijo se toca los ojitos con las manos llenas de crema.
  • Fíjate bien en que la crema que apliques a tu pequeño le protege tanto frente a los rayos UVB como frente a los UVA.

Si tienes en consideración estas indicaciones, ya puedes disfrutar de unas vacaciones seguras en la playa junto a tu familia.




Enviar comentario