5 consejos para viajar a la nieve en familia

Llevad todo lo necesario, abrigaos bien y no olvides revisar previamente el estado de tu coche para que todos los miembros de tu familia podáis viajar tranquilos.

Te damos 5 coches clave para que tu automóvil no te juegue malas pasadas en la nieve:

Top 5 de claves de seguridad

1. Evita conducir sobre hielo o nieve de madrugada o a primera hora de la mañana

Las placas de hielo que pueden aparecer sobre la carretera se deben a temperaturas inferiores a 4ºC y son situaciones especialmente peligrosas para la conducción. Toma precauciones y evita conducir de madrugada o en las primeras horas de la mañana.

2. Conducción suave

Conducir sobre nieve puede provocar que derrapes fácilmente. Por eso conviene que realices una conducción suave e intentes conducir con la marcha más larga posible y a un nivel bajo de revoluciones. En condiciones de heladas y nieve en las vías de circulación, los frenazos bruscos pueden ser peligrosos. Para evitar estos frenazos pisa el pedal de freno con suavidad, y en caso de que pierdas el control del vehículo, contrólalo con el volante levantando el pie del acelerador y no recurras al freno.

 

Viajes a la nieve en familia

3. Usa neumáticos de invierno

Son en ocasiones la mejor alternativa a las cadenas reglamentarias. Los neumáticos de invierno están indicados para temperaturas inferiores a 7ºC y permiten una mejor sujeción tanto en suelos o nieve como en superficies secas a bajas temperaturas. Además, con este tipo de neumáticos reducirás el fenómeno del aquaplaning.

4. Derrapes

Si derrapas sobre placas de hielo, algo bastante común, no frenes tu vehículo. Lo ideal es que gires el volante hacia el mismo lado del que se gira la parte trasera de tu coche y endereza. Sobre todo, mantén la calma y reacciona a tiempo.

5. Limpiaparabrisas

La escasa visibilidad de la luna del coche es una de las consecuencias más comunes de las bajas temperaturas. El truco de la patata resulta ser un éxito. Es muy fácil; recuerda llevar una patata cortada en el coche y frótala por fuera y dentro del cristal. Evitarás de esta forma que se empañen los cristales.

Estos son sólo algunos pequeños consejos para que conduzcas de forma segura a zonas de montañas o heladas. Si tienes en cuenta el cuidado de tu vehículo y la seguridad de los ocupantes del coche, como tus hijos, os podréis asegurar de una placentera y divertida escapada a la nieve que ninguno olvidaréis.

Fuentes:

http://www.freedigitalphotos.net




Enviar comentario